lunes, 19 de octubre de 2009

Que la chupen las marcas, parte uno.

Por Patricio Cavalli

Maradona, el rey no descubierto del PNT.

Está bueno cuando Maradona se pone bíblico: "Oh, tu, ven aquí y oye mi voz tronar, tu, a quien llamas 'gordo' a ti yo te digo, cabeza de termo, oye mi ira y tiembla por siempre"

Oponerse, cual Daniel bíblico, a Dios Nuestro Señor tiene sus riesgos y es que cuando Dios El Altísimo la mete, o sea, mete la selección en el mundial, luego aquellos que se opusieron a su visión divina deben soportar su ira.

Pero Dios Todopoderoso Señor del Cielo y de la Tierra ha caído un poco en su iluminada trayectoria y ha perdido un poco el don del vocabulario.

Habiendo Dios Santísimo y Alabado inventado miles de lenguas, idiomas y dialectos, digamos que ha ido perdiendo un poco el don de la palabra y ahora, en vez de cosas como "Si tu brazo izquierdo es para ti motivo de pecado, córtalo y arrójalo para que arda en la gehena (caldero)", dice cosas como "A los que me trataron como basura, que la chupen".

Ahora, ¿chupar qué, exactamente, Oh Altísimo Señor Misericordioso?  Todos nos acordamos de cuando Dios decía "Morderás el polvo", algo ciertamente mucho más elegante que decir "Chúpenme las petunias". Y cuando Dios abría de par en par los mares o le sacaba agua a las piedras.

Esas sí eran ocasiones dignas de decir algo potente. Pero hacerse el Big Bang sólo por no haber quedado fuera del mundial es mucho más de diablillo de segunda caña o de querubín malcriado que de un verdadero dios.

Hacer llover sapos y culebras venenosas sobre un Faraón daba para ponerse cabrero, pero enfrentar a un grupo de pobres cronistas a sueldo de un media outlet es medio triste.

Pasando ya a cuestiones más seculares, a primera vista lo que uno pensaba que Maradona le hablaba a alguna de las elegantes damiselas que posaban vestidas de rojo detrás de él en la conferencia de prensa. Que las vió las vió porque a una le dio un flor de beso y no se privó de decir "Con perdón de las damas…".

"El Infinito Amo de los Cielos y los Avernos ha bebido de más y se bañó con agua muy caliente, ergo, pasa por una epifanía celestial y no distingue donde está. Las pastillas lo dejaron cachondo y quiere desahogarse", dijo alguien por ahí.

(Nota psicológica al pie: el problema es que Santa Maradona sufre un acceso de esquizofrenia y no distingue ficción de realidad; ha perdido además el bloqueo entre inconsciente y consciente y habla con total desenfado y desenfreno, sin filtro).

Y metiéndonos ya en el mundo de lo puramente terrenal y banal, lo primero que pensé yo fue una semi-obviedad, pero que algún día las marcas deberán incorporar a su debate cuando apoyan el deporte: ¿Qué hacen ahí esas marcas tan prestigiosas, detrás de este señor tan ordinario, tan futbolero (el fútbol es así o peor) y tan tristemente sincero?

Entiendo que algunas marcas se banquen el daño que les hacen cada tanto estos homúnculos. La foto de los hermanos Schenkler tirados en la General Paz rodeados de policías, y enfundados en sus buzos rojos y negros Adidas; y la foto del Rafa DiZeo con su buzo Nike en primer plano no le hacen bien a las marcas, no les aporta y les resta, pero dado que son marcas deportivas vaya y pase. El hecho de estar metidos en ese deporte –que de deportivo tiene cada vez menos- todavía les debe rendir.

Pero me pregunto por ejemplo qué hace –tomemos a la número uno como ejemplo- una marca como Coca Cola, poniendo a prueba su prestigio, su perfil familiar, sus años de elegancia puliendo mensajes y su tono de optimismo apoyando detrás de un ordinario que no distingue conferencia de prensa, de vestuario, de catrera, de vía de tren, de letrina.

Habrá que ver –más pronto que tarde- si estas marcas realmente pueden y deben seguir estando detrás de spokespersons como Maradona, Grondona y tantos otros; y si esa relación le aporta algo a la marca, además de pura visibilidad masiva. Lo cualitativo pesa cada vez más frente a lo cuantitativo en el siglo XXI.

Pero así como las marcas serias, familiares y cuidadosas deberían pensar en salir, algunas podrían pensar en entrar.

Y podrían además despertar al genio del PNT que claramente Maradó Maradó tiene adentro.

Por ejemplo, ¿qué hubiera pasado si El Diego de la Gente hubiera dicho '…Y que la chupen… como yo me chupo esta Quilmes bien helada ahora…".

O mas atinado todavía "…a los que no creyeron, que la sigan chupando…, con estos preservativos Prime que ahora vienen en tres ricos sabores manzana, banana o frutilla…"

Y aún más "…todos ustedes que me trataron como una basura, y no tuvieron la delicadeza de meterme al menos en esta bolsa Asurin doble plástico con orejas para cierre".

O mejor aún: "Vos todavía la tenés adentro… porque no usamos gel lubricante Tulipán, pero ahora que viene en un nuevo pack de viaje…"

¿Y qué pasaba si su frase de cabecera "Ustedes me trataron como me trataron, sigan mamando" se completaba con "…esta excelente  leche descremada La Serenísima Doble Bio"?

O "…sigan mamando…se con sus amigos con el nuevo tetra pack 12 litros de Navarro Correas".

O, dado que lo preocupan las damas: "Sigan mamando… a sus amigas, novias y amantes, pero con nivel, como hago yo, con el nuevo Frizzé Claro de Noche…".

Y mejor pero mejor aún, demostrar un poco de responsabilidad social y mandar: "Sigan mamando… pero no conduzcan si han bebido por favor, llamen un taxi".

Claramente hay un Pé Ene Tero listo para despertar en el alma de Yavéh El Argentino. Y alguien debe despertarlo.

La publicidad, también tiene una tarea. Debe aprender a subirse a esta nueva ola de grosería perdedora, dado que, sin importar demasiado lo que ese apoyo diga de sus marcas , seguramente seguirá apoyando a los groseros y a los perdedores, sólo porque son mediáticos y masivos.

 


--

1 comentario:

Dr. Fernando A. Garcia dijo...

Interesante nota Patricio, sobre todo cuando mencionaste la relación de las marcas con el "astro", ahi recordé cuando Kellogg's no le renovó el contrato al nadador Michael Phelps por su alegado consumo de marihuana...¿será que las sociedades (mercados) asumen de manera distinta los comportamientos privados de sus ídolos deportivos, de allí las distintas posturas de las corporaciones? Para pensar...cordiales saludos, Fernando Garcia
www.bytesandlaws.blogspot.com